comentario sobre la curacion concreta